Comparte

Siguenos

Viernes, 13 Marzo 2015 09:21

Cimientos Fuertes

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Voto)

Si Jehová no edificare la casa, en vano trabajan los que la edifican; Si Jehová no guardare la ciudad, en vano vela la guardia. Salmos 127:1 (RVR 1960).

 

A lo largo de nuestra vida solemos edificar muchas cosas; una carrera estudiantil, una familia, una educación sana para nuestros hijos, un negocio, una relación con las personas que nos rodean, un ministerio, una vida que contenga aquellos detalles que harán que nos sintamos satisfechos de los que hicimos. Pero no se queda allí, porque es necesario velar por todo lo que construimos. Para esto debemos cuidar la relación familiar con la esposa y los hijos, dedicarnos al negocio para que sea próspero, darle a nuestros hijos lo que necesitan, cuidar el trabajo que tanto nos costó conseguir, perseverar avivando todos los días el fuego del don que Dios nos dio.

 

 

La verdad es que no importa lo que estemos edificando o cuidando, en algún momento las dificultades se harán presentes y tratarán de arrasar todo lo que edificas o cuidas. En consecuencia, en algún momento nuestras debilidades saldrán a relucir, nuestras capacidades y fuerzas resultarán insuficientes. Pero no te desanimes, eso es completamente normal, Jesús aclara este punto diciendo:

 

Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca. Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca. Mateo 7:24-25

 

No importa cual sea tu emprendimiento, los mejores materiales y fundamentos son los que puedes recibir de Dios en una relación íntima con ÉL, porque cuando tus fuerzas terminan comienzan las de Dios, cuando tu capacidad es rebasada, el poder de Dios actúa, cuando tu conocimiento no alcanza, la sabiduría de Dios te llevará hasta su voluntad, porque cuando nosotros ya no podemos Dios si puede.

 

Pero si ya empezaste a construir y te das cuenta que la lluvia ha descendido, vinieron los ríos, soplaron los vientos, y golpearon contra ti, afectando tus proyectos, familia, negocio o ministerio, es hora de involucrar a Jesús en tus planes, porque todo lo que es edificado sobre la Roca firme no caerá.

 

Apocalipsis 21:5 He aquí, yo hago nuevas todas las cosas.

 

No existe situación tan difícil, familia tan destruida, negocio tan quebrado, corazón tan roto, relación tan dañada, ministerio tan lejano, que Dios no pueda sanar, restaurar y levantar. No existe.

 

 

 

Visto 607 veces Modificado por última vez en Sábado, 14 Marzo 2015 13:48
Más en esta categoría: La Roca Fundamental »

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.